El «caso Fernando Paz» deja claro quién manda en Vox y a quiénes obedecen sus dirigentes – Alerta Digital