Si un inmigrante acusa a un español de un supuesto caso de discriminación, el acusado deberá demostrar su inocencia para evitar ser multado con 500.000 euros – Alerta Digital