Los lazos amarillos en Cataluña son una anécdota comparado con un preámbulo de cuarenta años de atrocidades, odio, sangre y terror – Alerta Digital