El Concilio Cadavérico de los profanadores de tumbas (1): Damnatio Memoriae – Alerta Digital