Un fugitivo decide que un repugnante malnacido sea presidente de la Generalidad y el Gobierno valida esta maldita farsa – Alerta Digital