Una farmacéutica granadina reivindica su libertad de conciencia frente a la ‘cultura de la muerte’: «Me obligan a vender una pastilla para matar y no para curar» – Alerta Digital