Esperpento de espantajos
Pelayo del Riego | Publicado hace 7 horas

Ah, si don Ramón José Simón Valle y Peña, alias don Ramón María del Valle-Inclán, levantase la cabeza, qué tremebunda risotada se iba a escuchar en los jardines de España, a la caída de la tarde. Su luenga barba de chivo –que decía Rubén…

La profunda inmoralidad de votar a los “menos malos”

Esta España nuestra, encanallada, votará posiblemente este domingo, 26 de junio, a los menos malos. ¿Estamos obligados a votar al PP sin tener remordimientos a pesar de estar…

Principio de individuación

Si tuviera que elegir una sola perspectiva desde la que contemplar la aventura del pensamiento en la civilización occidental, la situaría en el eje de la polaridad que…

¿Vivir a la americana? (II)

A veces me disperso, por ser necesario para que surja la inspiración y pueda surgir una solución práctica, econonómica y rápida (si acudimos a los organismos de turno…

El Brexit contado en Facebook (like) ¿Y por qué no?

Se aconseja que, el lenguaje en Facebook sea sencillo y amable con opiniones fundadas y pensamientos no excesivamente filosóficos, así se merece un “like” de lo contrario los…

“El que de servilleta pasa a mantel Dios nos libre de él”

Es muy común hallar personas que desempeñan cargos políticos, y que manifiestan en ellos un desmesurado orgullo. También es común, por desgracia, dar con individuos de cierta cultura,…

El Brexit y la nueva Europa

Europa atraviesa un período muy convulso pues la crisis financiera está poniendo todavía más difícil el proceso de construcción europea (imprescindible para que pueda competir como potencia mundial)…

El regreso del odio

Hubo un tiempo en el que llegué a pensar, con evidente ingenuidad, que el odio, esa planta envenenada y corrosiva, criminal y nefasta que tanto sufrimiento había causado…

La izquierda y la cultura

La identificación de la izquierda con la cultura ha sido uno de los clichés propagandísticos que más éxito han tenido ya desde mediados de los años 60. Según…

¡La que nos espera!

Parece una consigna – en tiempos electorales- insistir en el “o conmigo o sin mí” con el que parece que don Mariano Rajoy ha puesto contra las cuerdas…