Sánchez, Iglesias y el pacto del insomnio – Alerta Digital