Un gobierno de traidores, que fomenta el ‘efecto llamada’ – Alerta Digital