La normalización de los sex shop, un paso a favor de nuestra salud – Alerta Digital