Ya tenemos el “cuchillo entres los dientes”, Majestad. ¿Contra quién lo usamos? – Alerta Digital