Arturo, debí dejar que te ostiaran del todo – Alerta Digital