La excusa del virus y el contagio de la decadencia – Alerta Digital