El Nuevo Orden Mundial (II): La restauración monárquica – Alerta Digital