Un oscuro Observatorio Lingüístico persigue a los ciudadanos y organizaciones de Navarra que no utilizan el euskera – Alerta Digital