El Nuevo Orden Mundial (I): La revolución inglesa y el imperio bicéfalo – Alerta Digital