Un tribunal de Bélgica condena a un sacerdote católico por no romper el secreto de confesión, un precepto sagrado de la Iglesia – Alerta Digital