Laguarres, bajo el terror rojo. Ad perpetuam rei memoriam – Alerta Digital