¿Y la mujer de Pedro Sánchez no tiene que guardar las formas? – Alerta Digital