«Gazapos» en piedra (I): Los aliens de la catedral de Palencia – Alerta Digital