Un vestido de torero, en la oficina de objetos perdidos de Madrid – Alerta Digital