Bélgica, un país poco ejemplar para dar lecciones de democracia – Alerta Digital