27/07/2017
REDACCION | 4859 lecturas

Los lados oscuros y poco claros de Internet

Internet está revolucionando la forma en que percibimos la realidad. El mundo digital (Internet, nuevas tecnologías, aplicaciones …) no sólo representa una nueva forma a través de la cual relacionarse con la realidad, sino que requiere un replanteamiento total de muchos aspectos de nuestras vidas. La educación y el entretenimiento, la comunicación y el comercio, la política, la cultura y la salud son todos aspectos de nuestras vidas transformados radicalmente por la tecnología en pocos años. Internet nos hace emocionar y sentir parte de una realidad que antes de su llegada no habría sido imaginable, nos permite ampliar nuestra realidad y simplifica muchas de nuestras acciones diarias.

Sin embargo, internet también tiene muchos lados oscuros y poco claros, como destaca un especial publicado en Tragraperrasweb.es. Para algunas personas se convierte en el lugar donde se forman y se estructuran nuevos síntomas. Las adicciones a Internet son sólo uno de estos síntomas. Existen también otras formas de expresiones sintomáticas que pasan a través de la web.

Por lo tanto, existe la adicción a Internet? No existe una definición de “adicción a Internet”, pero hay varias maneras en las que se puede crear una adicción a Internet. El DSM V, en su última edición, ha decidido no incluirla entre las enfermedades porque no hay suficientes estudios, datos y experiencia clínica para poderla definir como una psicopatología.

Desde un punto de vista puramente descriptivo, en la literatura existen estas adicciones a Internet:

Adicción a los juegos virtuales en línea: implicación excesiva en los juegos virtuales en línea donde la persona está representada por un avatar. La realidad virtual que ofrece el juego se vuelve más atractiva, estimulante y tranquilizadora respecto a la realidad cotidiana.

Adicción a las relaciones virtuales: implicación excesiva en las relaciones de amistad que nacen y se mantienen en la red a través intercambios de correo electrónico, chat y reuniones virtuales dentro de las redes sociales. Este tipo de relación se prefiere a aquellas “cara a cara”.

Adicción a excesivas informaciones: obsesiva búsqueda de información en la red. Las informaciones se recogen sin un objetivo real.

Adicción a las actividades en línea: comportamientos compulsivos relacionados con las diferentes actividades que se pueden hacer en la red, como los juegos de azar en línea y el comercio en línea

Adicción al sexo virtual: uso compulsivo de sitios para adultos dedicados a la pornografía y el cibersexo.

¿Cómo se puede manifestar la adicción?

Hay tres maneras y todas deben ser consideradas al mismo tiempo. En el primer caso, Internet se considera como un apoyo a otra patología o malestar relacional; Internet no es la causa sino el efecto de otra condición patológica. Hay algunos problemas que encuentran en Internet una manera para expresarse. Hablamos por ejemplo de una persona deprimida que pasa muchas horas en las redes sociales para observar la vida de otros o, en algunos casos, para chatear con otras personas. Un caso especial es el de los hikikomori japoneses, que bien puede representar esta forma de adicción. En esta situación, donde hay un aislamiento de la sociedad, una especie de segregación en el hogar, Internet sólo está destinado a fomentar y facilitar la aceptación de esta condición y no es, como a veces se dice, la causa de este retiro.

En el segundo caso, Internet es considerado como la causa del nacimiento de una psicopatología, porque el riesgo de que la red puede desarrollar una patología surge desde las características técnicas del sistema digital. Esto significa que pasando muchas horas en línea aumenta el riesgo de desarrollar una psicopatología, incluso si no hay un pasado problemático.

En Internet los síntomas encuentran una nueva manera de expresarse. Este tercer modo, que incluye parcialmente los dos primeros, nos obliga a observar el síntoma que se está estructurado en Internet como una nueva forma en la que el malestar de una persona puede presentarse hoy. Es el caso por ejemplo de un joven que no sabe relacionarse con otras personas y, al mismo tiempo, descubre que a través de la web toto puede ser más simple así que elige pasar su tiempo en Internet, evitando o posponiendo las razones de sus dificultades.

 

Comentarios

2 comentarios en "Los lados oscuros y poco claros de Internet"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Adolfo
Adolfo
27/07/2017 20:41

Es verdad que Internet te engancha, y al final pasas las horas, y digo pasas por no decir PIERDES LAS HORAS, sin un objetivo claro y real, simplemente saltando de noticia en noticia.
Hoy en día hay un exceso de información, pero cada día menos conocimiento, auténtico y real.
Y así nos va.

JORGE
JORGE
27/07/2017 21:56
Respecto a lo último, los profesores actuales tienen bastante culpa de ello, antes de la era de Internet, los profesores te enseñaban el contenido a aprender con libros, afiches y dibujos hechos en el pizarrón, el profesor de hoy no hace casi nada más que “coger y pegar”, al igual que el estudiante que no hace más que “copiar y pegar”, ambos cogen el trabajo ya hecho de otro lado, y si ese trabajo tiene algún error en la fuente original, se copian del error sin darse cuenta, es mucho más fácil para los medios de esta manera manipular la… Leer más »
wpDiscuz

Comentarios recientes