26/07/2017
José L. Román | 4356 lecturas

Un cadáver llamado “empleo” vuelve a sufrir una recaída

Compartir
Tags

Las grandes superficies hace tiempo que empezaron a educarnos para que seamos nosotros los que nos cobremos en la línea de cajas. Llevan tiempo implantando cajas automáticas de pago, y allí acudimos como borreguitos a cobrarnos nosotros mismos sin pensar que ese trabajo lo está haciendo ahora mismo una persona que será puesta de patitas en la calle, en cuanto hayamos aprendido a cobrarnos de forma gratuita.

¿Acaso hay alguien que piense que porque estas multinacionales se ahorren un dinero en cajeras nos van a bajar los precios de los productos? Y aunque así fuese, ¿dónde está la solidaridad entre los españoles? La democracia es evidente que nos ha desunido, nos ha roto, nos ha separado, y casi me atrevo a decir que deshumanizado. Ha conseguido que nos importen una mierda los problemas de los demás y el futuro de nuestra patria.

Todos locos por visitar IKEA. El número uno de las multinacionales con la que nosotros bailamos la conga de Jalisco. Recorremos el establecimiento por donde ellos quieren y no por dónde nos apetecería a nosotros; diseñan el itinerario con arreglo a sus intereses dando la sensación de que no “puedes” abandonar el establecimiento sin recorrerlo absolutamente todo; elegimos el producto, lo anotamos, vamos hasta el almacén, lo cogemos, lo transportamos y lo montamos. Con un par. Y todo esto, ¿por qué, por el bajo precio? Habría que ver la calidad y si están construidos de madera o de materiales que se asemejan a la madera.

Lo más lamentable es lo que estamos consiguiendo haciéndole el juego a quienes nos gobiernan y a sus amigos codiciosos del capitalismo financiero, porque estamos contribuyendo con nuestra sumisión y nuestro silencio a que un cadáver llamado “empleo” sufra una recaída. Estamos contribuyendo a dinamitar la economía local; contribuimos a enriquecer y favorecer intereses extranjeros que lejos de repartir las ricas plusvalías que obtienen entre los factores humanos que forman parte de la empresa, pagan salarios míseros, tienen a los trabajadores con contratos basura y, a las primeras de cambio, ¡a la puta calle! Y, ¿saben ustedes por qué? Pues porque en su lugar colocan una maquinita con un sistema informático, y ya se encargarán ellos de que hasta el más inculto de los parias de la Tierra aprenda a utilizarla.

Pero hay más, porque con inversiones multimillonarias, objetivos alcanzados y millones de euros de beneficio, suelen anunciar las entidades bancarias y las petroleras sus típicos balances. Las cifras que acuerdan dar a conocer a la opinión pública después de cada ejercicio, contrastan negativamente con la política austera de reducir a mínimos históricos sus plantillas, y someter de una manera descarada a sus clientes a tenerse que entender con una computadora. Las jubilaciones anticipadas y los recortes de personal que venimos observando en los últimos años, han reducido a los clientes y usuarios de bancos y estaciones de servicio, a un ejército de robots teledirigidos que hacen sin rechistar todo aquello para lo que se les programa. “Utilice los cajeros automáticos y ponga su cartilla al día; no pase por ventanilla si su reintegro no supera los 500 euros; realice sus operaciones a través de la red; colóquese el guante, sírvase usted mismo el combustible y comunique el número de surtidor en caja; lleve el importe justo o utilice la tarjeta de crédito”. Estos son algunos de los mensajes utilizados para hacer realidad una política de sometimiento claramente vergonzante, aparte de las altas comisiones que pagamos por el hecho de abrir una cuenta.

¿Cómo es posible que ante tanta tomadura de pelo, tanta injusticia y tanta tiranía no reaccionemos con rigor y firmeza, y sin embargo nos tornamos basiliscos con cualquier vecino, familiar o amigo por algo insustancial? ¿Por qué frente a esta “nueva esclavitud” a la que nos han conducido estos sinvergüenzas que nos gobiernan nos quedamos hipnotizados, y sólo reaccionamos con agresividad con nuestra familia, en el trabajo o en la vía pública, ante cualquier hecho sin apenas relevancia?

No es que nos hayan matado la capacidad de reacción, es que como pueblo, hemos perdido la dignidad y el alma. Este plan diseñado meticulosamente para un cambio de conciencia colectiva iniciado hace más de tres décadas, es evidente que ha dado sus frutos. La globalización y el Nuevo Orden Mundial (NOM), con la complicidad de nuestros dirigentes políticos, han conducido a España a una situación de quiebra técnica con una deuda impagable que más que externa es eterna, reduciendo a los trabajadores españoles a seres cobardes y resignados frente a esta nueva esclavitud.

 

Comentarios

6 comentarios en "Un cadáver llamado “empleo” vuelve a sufrir una recaída"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
palleter
palleter
27/07/2017 0:47

si ademas le sumamos la invasion programada ,y que casi todo se fabrica en china ,o paises subdesarrollados -esclavitud moderna – ,y la agricultura y ganaderia llevan el mismo camino . ya me contaran los iluminatis que nos dominan , como se sostiene -come – esta mierda de sistema . que herencia estan dejando estos mamarrachos vividores sin escrupulos . gentuza.

Ramiro
Ramiro
27/07/2017 13:11

¿Pero no habíamos quedado en que España iba tan bien…?
Todo mentira.
EN ESPAÑA SOLO LES VA BIEN A LOS POLÍTICOS Y A LOS FUNCIONARIOS, todos los cuáles viven a costa nuestra, pero sin hacer nada de provecho.

Renegado
Renegado
27/07/2017 9:22

Totalmente de acuerdo. Desde que el capitalismo robó el conocimiento al maestro para darselo al ingeniero, y el ingeniero desarrollo la automatización de los procesos, conforme esta automatización ha ido avanzando, el stock de mano de obra parada ha ido aumentando de manera directamente proporcional, siendo reabsorbida en parte, por todas aquellas actividades laborales humanas que no son susceptibles de automatización, las cuales, desgraciadamente, son pocas las que quedan.
Como algún ingeniero haga una máquina de colocar ladrillos con cemento, que se preparen los albañiles…

G. García
G. García
27/07/2017 8:58

Después de leer este artículo, cuando el gobierno te da las cifras de creación de empleo piensas, ¿y todavía hay gente que se cree todas la mentiras y falsedades que inventan estos miserables?
No les voto ni con la nariz tapada ¡CINICOS, HIPÓCRITAS!

Ramiro
Ramiro
27/07/2017 13:15
Un amigo mío, graduado social, tiene una asesoría laboral, en pleno centro de Zaragoza, desde hace 17 años, creo recordar. Me cuenta que hace cuatro o cinco años que NO DA DE ALTA NINGUNA EMPRESA. Su principal actividad, casi exclusiva, consiste en hacer las nóminas y los seguros sociales de las empresas que todavía sustenten, y en tramitar despidos, expedientes de regulación de empleo y cierres de empresas… Me cuenta que hace años tenía 45 empresas, micro empresas de autónomos y pequeñas y medianas empresas, a las que asesoraba. AHORA LE QUEDAN 17, ES DECIR, ESCASAMENTE UN 40% DE LAS… Leer más »
Genaro Palomares
Genaro Palomares
27/07/2017 20:24

Me encantan sus artículos. En este hace usted que se le caigan los palos del sombrajo a los sindicalistas. AD también se preocupa por los trabajadores, y con argumentos para defender lo nuestro.

wpDiscuz