24/07/2017
José L. Román | 4301 lecturas

Quienes utilizan la política como medio de vida sin mérito alguno provocan asco y son despreciables hasta la náusea

Compartir
Tags

El calor es asfixiante, lo que da lugar a que comienzo a escribir estas líneas pensando en uno de esos privilegios que se han otorgado a sí mismos los que viven de la política, y para el que todos sin excepción se pusieron inmediatamente de acuerdo. Me estoy refiriendo a esas largas vacaciones estivales similares a las que disfrutan los escolares españoles, pero que para más regodeo les son remuneradas.

Confieso que me chirría cada vez más, cuando les oigo decir a estos que viven de la política, “mi carrera política”. Llaman “carrera política” –muchas veces sin historial académico ni laboral-, al recorrido de disputas, empujones y malas artes para descalificar y noquear a su oponente y así lograr entre sonrisas hipócritas un lugar privilegiado en las listas cuando se acerca la fecha de la contienda electoral.

La mal llamada “carrera política” no es otra cosa que una descripción que le dan los elegidos a la rampa suave y viscosa que los catapultará hasta lo que se ha dado en llamar “paraíso de los inmortales”, pues saben que no se puede pasar a mejor vida. Le llaman “carrera política” sin ruborizarse a la asistencia a mítines, abrazos y propaganda con la inscripción y entrega de un carné, en una institución artificial subvencionada con dinero público que se llama partido político.

En resumen, oportunistas que hacen de la política su medio de vida sin haber trabajado en su vida, y que no solo provocan asco entre los contribuyentes sino que son despreciables hasta la náusea.

1.- Despreciables desde el preciso momento que retiran su acta o credencial del cargo y no han tenido que superar unas oposiciones, no han tenido que presentar título académico alguno ni exhibir un certificado de antecedentes penales. Por el contrario ellos, como dirigentes del Estado, exigirán a cualquier español que acceda a un puesto en la Administración, que cumpla de inmediato un sinfín de requisitos.

2.- Despreciables desde que juran o prometen el cargo sin más requisitos que ir en unas listas y haber obtenido un puñado de votos, aun tratándose muchas veces de un iletrado, un déspota, un ladrón, o un degenerado.

3.- Despreciables por liberar indiscriminadamente a terroristas y violadores mostrando la indiferencia y la falta de lealtad incluso para con los suyos. Porque, díganme, ¿cabe mayor corrupción que ciscarse en la sangre de personas inocentes y humildes servidores públicos que un día creyeron fielmente en la Constitución y en las Instituciones?

4.- Despreciables porque con patente de corso y al objeto de percibir dinero en concepto de dietas, no se obligan a sí mismos a establecer su domicilio o residencia habitual donde ejercen la función y el cargo, como cualquier otro funcionario público.

5.- Despreciables cuando con sólo once años en el cargo adquieren el derecho al 100% de la pensión máxima; entre nueve y once años el 90%; y entre siete y nueve años el 80%, y sin embargo ellos desde sus escaños, se otorgan la potestad de subir la edad de jubilación obligando por ley a los trabajadores a cotizar a la Seguridad Social durante 40 años de su vida, para poder percibir algún día una pensión más o menos holgada para vivir.

6.- Despreciables como expresidentes del gobierno, ya sean del central, de las autonomías políticas o de cualquiera de las cámaras legislativas, cuando aunque hubiesen ostentado el cargo simplemente un día, aparte de conservar las prebendas y los privilegios a cargo del presupuesto, gozan de por vida de una pensión millonaria.

7.- Despreciables porque eligen a los jueces que tienen que conformar el CGPJ, quebrando así la piedra base de la democracia y dejando sin independencia a esos jueces que moralmente, quedarán vinculados a quienes les designaron.

8.- Despreciables porque desde las cloacas del Estado se ordena a una “banda de policías” que alerte a los asesinos vascos de la ETA reunidos en el bar Faisán para que huyan antes de que sean capturados por la Policía, mientras la corrupción se extiende por las Instituciones como un cáncer y los deja a todos ellos sin autoridad moral ni política.

9.- Despreciables por auspiciar y enaltecer el islamismo bajo el paraguas de la “alianza de civilizaciones”, mientras se arremete con virulencia contra la cruz de Cristo y la fe cristiana, se prohíbe el crucifijo en los centros de enseñanza, y se lleva a un profesor ante los tribunales por explicar a sus alumnos las propiedades nutritivas e industriales del cerdo.

10.- Despreciables porque sostienen –y esto hay que ponerlo en negrita y subrayarlo-, el despilfarro vergonzoso e inasumible de las autonomías políticas, sus desafíos independentistas, y el sostenimiento multimillonario de sus aparatos de propaganda. Un proyecto que, iniciado con ciertas “cautelas” para disimular su objetivo, se ha acelerado de tal forma que nos aproximamos a su fin, que no es otro, que romper la unidad de España.

11.- Despreciables por no condenar la represión y los crímenes del comunismo con la misma contundencia como hacen con el holocausto nazi, y permiten que se sienten en el Parlamento individuos con esa doctrina ideológica, responsables directos de la masacre y la represión que sufre el pueblo de Venezuela.

12.- Despreciables porque so pretexto de la crisis económica recortan en sanidad, educación, justicia y seguridad, rescatan a la banca, dejan a los funcionarios sin la paga extra, gravan con un 20% más de impuestos los premios de la lotería, pero sin embargo, y como si la crisis no fuese con ellos, han seguido disfrutando como si tal cosa, de sus altos salarios, viajes pagados, dietas, prebendas y privilegios, esquilmando el bolsillo de los empresarios y trabajadores.

Bastaría con esgrimir estas doce razones para argumentar el asco y el desprecio que provocan, pero debo puntualizar que el daño que estos vividores de la política han hecho a nuestro pueblo, no se circunscribe ni se queda solamente ahí, pues la corrupción que han ejercido y ejercen con el expolio de lo público, se ha extendido por todos los rincones de nuestra patria porque la mayoría de la sociedad, una sociedad enferma, sin valores y putrefacta hasta el tuétano, no ha dejado de votar al inmoral, al corrupto o al déspota, sino que lo ha seguido legitimando y encumbrándolo más todavía.

El contagio, la imitación a ese comportamiento tan abyecto, se ha propagado de tal manera, que muchos españoles cada uno a su nivel, han contribuido o se han beneficiado de esa podredumbre y esa corrosión.

España sufre una grave patología y necesita urgentemente de una terapia para revitalizarla. Pero no es menos cierto que esta operación revitalizadora no será tarea fácil, y no lo será porque la sociedad en general está anestesiada y teme la reacción de los mundialistas que desde la sombra nos dirigen, porque sabe que además de tener el poder económico y político, ejercen el control detallado sobre todo aquel o aquello que intente moverse en contra de sus objetivos.

 

Comentarios

7 comentarios en "Quienes utilizan la política como medio de vida sin mérito alguno provocan asco y son despreciables hasta la náusea"

Notifícame de
avatar

Ordenar por:   el más nuevo | el más antiguo | el más votado
Ramiro
Ramiro
24/07/2017 11:33

Totalmente de acuerdo con usted.
Se puede decir más alto, pero no más claro.

caronte
caronte
24/07/2017 10:39

magistral como siempre., sr.Román. son una autentica asociación de malhechores.

G. García
G. García
24/07/2017 12:53
¡MAGISTRAL Y ENHORABUENA! Estos son los artículos que deben llegar a todos aquellos que no son palmeros ni paniaguados de los políticos ni viven de la política, pero que sin embargo vertebran este país trabajando como burros viendo que su esfuerzo y fruto de su trabajo va a parar al mantenimiento de 465.000 CARGOS POLÍTICOS que viven opiparamente. Mantenemos mas cargos políticos en España de los que tienen los EE.UU. Una auténtica vergüenza que como bien denuncia este artículo, es motivo suficiente para NO ACUDIR A VOTAR HASTA QUE TODA ESTA CATERVA DE SINVERGÜENZAS Y VIVIDORES SEAN SACADOS DE LA… Leer más »
AGACHERO
AGACHERO
24/07/2017 22:45

ESTAMOS perdidos. En el 36, con muchas similitudes a las actuales, el Ejército dijo: Hasta aquí hemos llegado. En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército, los rojos han alcanzado sus últimos objetivos; destruir: la familia, la escuela cristiana y el sistema productivo y fomentar a promiscuidad … desde su Estado Totalitario.

el frances
el frances
24/07/2017 21:48

Estos YONKIS de dineros públicos SOLO son eficaces urdiendo leyes del embudo que les permiten a toda la PARÁSITOCRACIA PIRÁMIDAL MASÓNICO SATÁNICA ,apesebrarse de por vida ,sin merecerlo en absoluto ,arruinando al pueblo e hipotecando lo.Por supuesto con tanto TERRORISMO FISCAL dejan a muchos en la calle sin trabajo ,sin futuro y sin esperanza (un tercio de la población esta en pobreza)

Jesus Silvestre
Jesus Silvestre
24/07/2017 20:56

¡Joder que repaso!
Ahora que vayan y lo casquen

Español de verdad
Español de verdad
24/07/2017 20:43

Las ”virtudes” de la mierdocracia…

wpDiscuz