El ‘Watergate’ de Jaume Roures, las elecciones del domingo y el tiro en el propio pie – Alerta Digital