¿Un Alvia 730 sin control? – Alerta Digital