Federico Trillo, la historia de una gran mentira (5): El conspirador – Alerta Digital