La sociedad catalana, como las sectas, necesita ser desprogramada – Alerta Digital