Un Gobierno de funcionarios como reflejo de una cultura económica parasitaria que se alimenta de la teta del Estado – Alerta Digital