La “cuestión catalana” refleja la putrefacción del sistema – Alerta Digital