Las llamadas al boicot ya hace estragos en muchas empresas catalanas, que están optando por «españolizar» su origen – Alerta Digital