Un empresario cántabro deberá indemnizar con 30.000 euros a las familias de dos rumanos que pretendían robar en su restaurante – Alerta Digital