| 797 lecturas

El Madrid sentencia el pase a semifinales de Champions (0-3)

Tamaño del texto: + (mayor) / - (menor)

El equipo de José Mourinho defraudó a las expectativas, no por el resultado, que analizando el rival contra el que se ha logrado se antoja definitivo de cara al pase de las semifinales de la Champions, sino por la apatía y la estaticidad que mostró durante buena parte del encuentro, de la que sólo Marcelo pudo rescatarles, para iniciar las jugadas que acabaron con los goles de Benzema y Kaka.

Primero fue Cristiano desde fuera del área, luego Benzema desde la frontal y acto seguido Özil el que probó al meta chipriota conectando una volea en una posición cercana al punto de penalti. Como puede adivinarse por las posiciones de tiro, excepción hecha del disparo del alemán, el Madrid no supo perforar la maraña táctica dispuesta por Jovanovic, en un planteamiento que dejó a modo de ‘náufrago’ a Ailton en punta de ataque.

En torno a la media hora de juego, la gran novedad del equipo Sahin metió un balón vertical para Cristiano Ronaldo, que de primeras conectó un disparo que puso en serios aprietos a Chiotis, el mejor de su equipo. Más allá de las acciones aisladas de los blancos, su juego seguía siendo deslavazado y falto de la velocidad suficiente como para penetrar en una defensa fortificada con diez hombres.

En la esquina izquierda del terreno de juego, Cristiano Ronaldo agarró un balón y se fue zafando de rivales hasta que encontró un hueco por el que se adentraba Sahin, que al primer toque sirvió en bandeja de plata un gol a Benzema, que sin ser acosado por ningún rival y a escasos dos metros de la línea de gol, mandó el balón fuera incomprensiblemente. Era la primera ocasión en que el galo entraba en contacto con el balón en posiciones peligrosas, intrascendente hasta el momento, al igual que Higuaín.

Cuando el partido decaía en ritmo, con un Real Madrid a ‘medio gas’, el técnico luso dio entrada a Kaká, en busca de una mayor aportación de la segunda línea, y a Marcelo, el más vertical y desbordante de los jugadores madridistas. Precisamente fueron los dos brasileños los que se aliaron para que Kaká mandase un centro medido al corazón del área de Chiotis, donde apareció Benzema para en plancha materializar con la testa el primer gol del encuentro.

En los momentos de esparcimiento del ’12′ blanco, éste le regaló un gol a Kaká, que sólo tuvo que poner la bota para empujar a las mallas rivales el tanto con el que los de Concha Espina no sólo mataban el partido en Nicosia, sino también la eliminatoria de cuartos de final de la ‘Champions League’, ante un rival cuya mejor virtud fue la resistir durante 75 minutos las acometidas blancas.

Antes del pitido final, Karim Benzema cerró la cuenta, tras mandar mansamente a la red de Chiotis un magistral balón que le brindó zil con el exterior de su pierna izquierda. Una cuenta visitante en cuyo haber está el pase virtual a las semifinales de la Copa de Europa y en cuyo debe se podría adjuntar la falta de calidad mostrada en el partido ante un rival que se limitó a defender y que parapetado en su área frenó el juego veloz del Real Madrid.

Noticias relacionadas:

Deja un comentario

Comentarios recientes

  • Chuchin soria: el genocidio indigena en Brasil el genocidio aborigen en Australia FUERA...
  • SoKa: Vaya panda de “pardillos” De verdad el Catalán es el único culpable...
  • xxx: que los blancos de australia , brasil , argentina y chile REGRESEN a europa alli...
  • Javier: Este tipo de personajes son muy comunes en los nacionalismos de ayer y de...
  • Andreu: No sabía que eras sommelier, ja,ja,ja lo disimulas muy bien, por tu forma de...