Monólogo reiterativo y un cúmulo de naderías para proteger su imagen – Alerta Digital