¿Es VOX el agente patógeno de la política española? – Alerta Digital