«Teruel existe». Sin duda. Pero quizás no debería existir – Alerta Digital