Del «verde sandía» a la mezcla política del rojo y el verde, que huele bastante mal – Alerta Digital