Nueva regulación de la UE sobre dispositivos médicos y su impacto en las traducciones – Alerta Digital