La ley de partidos de 2002 y la Constitución – Alerta Digital