¿No era previsible, señores gobernantes? Que la Historia y Dios se lo demanden – Alerta Digital