La «derechita cobarde» existe. Se llama Partido Popular. Se llama VOX. Se llama Conferencia Episcopal – Alerta Digital