Los partidos políticos devienen organizaciones podridas: ya son parte del problema de España y no de la solución – Alerta Digital