El «parto de los montes» o la irresponsabilidad de un «iluminado» – Alerta Digital