El exceso de población en el tercer mundo, y no el calentamiento global, es lo que pone en riesgo el futuro de la humanidad – Alerta Digital