Antes que la obediencia está la conciencia, antes que la disciplina está el honor – Alerta Digital