La energía y el dólar en el siglo XXI (II): Los protocolos de Kyoto – Alerta Digital