Feministas radicales próximas al movimiento #MeToo pretenden que el «gatillazo» sea considerado violencia de género – Alerta Digital