Todo está oscuro: de Cataluña a Molenbeek y de Marsella a Malmö, la hora del crepúsculo civilizacional – Alerta Digital