No se llamaba «dictador», su nombre es Francisco Franco Bahamonde (1): la verdadera libertad – Alerta Digital